18 de agosto de 2016


Soy de las que creía, que todos los días se puede aprender algo nuevo,
hoy dejé de solo creerlo, lo entendí, porque lo sentí,
un conteo de músculos, no nos hace valientes,
y un mar de lágrimas, no nos declara sensibles,
sacarse el guante y poner las manos en la tierra, no es solo una hazaña
contemplar el silencio, no es solo respeto
tolerar el frío que sucumbe en la nostalgia, es imponente
y poner en pausa por unos minutos la vida,
por un ser querido, es incomparable.
Un gesto, solo un gesto,
acompañado de múltiples y pequeñas acciones
puede caducar en la demostración de afecto más sincera…
el amor no son solo esas cuatro letras fugaces,
es todo lo que demos, sin esperar nada a cambio.

De ahora en más, voy a mirar la Luna de manera distinta…

Lala.

1 comentario: