8 de diciembre de 2015

La magia del café con leche


No sé, cual es la unidad de medida adecuada
pero toneladas, caudales, jaurías, kilómetros, tormentas de palabras  
hacen una especie de sinapsis, que comienza en mi cabeza
se anuda en mi garganta, vibra en mi corazón y retumba en mis manos,
en sentido a las agujas del reloj, azúcar y ese polvo marrón sinuoso
tramaban un gesto espontáneo
un café con leche despertaba mi desdén
esta catarata expresiva que sucumbe en mí
entre risas y caricias una infusión caliente
me abrazaba el alma
sorbo a sorbo compartido, me sentía libre y segura
respetada y casi un fragmento importante del contexto
el mismo café con leche que trate de imitar e ingerir
hace apenas unos minutos, no sabía igual,
estaba sola de paz, aturdida de maltrato acaudalado
fui precavida, lo batí una y otra vez
pero se impregno, de ese aire lúgubre
hasta que cerré los ojos
la magia del café con leche
Pude volver, porque me encontré a mi
donde quiero estar y a donde quiero llegar.

todos somos una infusión caliente en una tormenta de nieve ajena, si deseamos amar…



Lala.

2 comentarios:

  1. Entrañables versos de degustables metáforas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Entrañables versos de degustables metáforas.

    Saludos.

    ResponderEliminar