24 de diciembre de 2014



Cada uno vive las fiestas de un modo distinto, esa euforia comercial y desmedida, aquella necesidad de que la comida rebalse, las bebidas nos desborden… pero yo acá estoy…para mí las fiestas son esa coctelera sensorial, aromas, colores, sabores, sorpresas, corridas, el tiempo y sus pautas, las tradiciones y las variaciones.

Reconciliarnos, soltar, conocer y proponer vínculos, lo que estaba se afianza, lo que tendía de un hilo vuela, lo que estaba llegando toma forma…no es el fin de algo, ni el comienzo de un mañana, es una mezcla de ayer y hoy adornado.

No citemos a la arrogancia, ni señalemos a la hipocresía, recibamos la liviandad y alimentemos el alma…las energías no se tienen ni se pierden, se construyen y alimentan.
Brindemos por lo que soltamos y festejemos por lo que dejamos entrar…
Felices fiestas.

Lala.


No hay comentarios:

Publicar un comentario