22 de junio de 2014





Lo espeluznante de la liviandad para prejuzgar, señalar y pugnar contra los ajenos, en estos tiempos no tiene límites, soltura y espontaneidad, herramientas sublimes para alinear la vida y ser condescendientes, las desdibujan coqueteando opiniones…

La vergüenza pasada de moda y la cordura amalgamada en ideales escuetos y repetitivos, arrogancia en la mirada, firmeza para herir y titubeos para sentir, rótulos, etiquetas y efímeros carteles, se vuelven agua en una nevada de criterios fríos y petulantes…

Mientras me contorneaban y banalizaban con adjetivos calificativos, yo sentía cosquillas en el corazón y calambres en las mejillas, amar, sonreír  y vivir siempre fueron mi ecuación más efectiva.

vos prejuicio

el MI amor

yo


Lala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario