3 de mayo de 2014

Me recorría casi de forma constante y acelerada una sensación  desconocida, o tal vez camuflada en algún rincón del alma, ese sector inconsciente donde las emociones incomodas, superfluas e inmanejables clavan bandera y susurran sus miedos…
No sola de compañía, sola de energía, estaba poco quieta, era pista de baile en pasos perfumados, Lalas relajadas que despeinaban las luces con el cabello al viento, encerrada en una libertad sonora, música, gente, aromas, malos, buenos, ajenos, prestados ..
Se llamaba alegría, se apodaba paz o simplemente fluía desprevenida de los mañana y valiente ante los futuros, eso era…
Esa sensación, alma, corazón, la vida…me acorde de vivir...

Recordé como era…




Lala 

No hay comentarios:

Publicar un comentario