30 de enero de 2014

Casi sin parpadear la vida puede volverse una enredadera, ir y venir, una hoja menos, una hoja más…nada más superfluo que esfumarse en tu propio ser.
Vivimos en tiempos donde perdonar es un milagro, perseverar una odisea y perdurar una utopía.
Algunos descartan personas como fichas y otros inmolan como base de la vida…
Cuestionamos los “te amo” y juzgamos los “para siempre”…miedo a la monotonía o rechazo a la pluralidad…que será de nosotros sin la plenitud y la eternidad…


El amor es como un caramelo, pero de cuento de hadas, no se termina jamás…


Lala

1 comentario: