29 de octubre de 2012

lluvia.

Hasta me atrevo a tener apetito de palabras, cuando los ruidos que eran melodías de amor sigiloso, pidiendo entrar y prohibiéndose salir, sucumbían en mis oídos hambrientos de besos y extasiados de placer…

No hay comentarios:

Publicar un comentario