15 de octubre de 2009

el ego no quiere llamarse defecto.



No se preguntan a diario, si todos en este planeta vivimos o viviremos en algún momento situaciones parecidas, si lloraremos, estaremos enamorados, hambrientos de golosinas y de pasión, todos querremos volver a ser niños, tendrá miedo hasta el ser más valiente. Los errores pertenecerán de algún modo a los más pulcros.Cuando hablamos de igualdad en cuanto a las masas, será realmente una forma correcta de expresarnos. O solo sugerimos mirar al costado con discreción, porque respondemos inconscientemente a un ego inocente muchas veces indiscreto, pero persistente…

No hay comentarios:

Publicar un comentario