28 de septiembre de 2009

soñar, soñarte ...




Murmullos, sonidos constantes, delirio, miedos, palabrería, palabrería y mas palabrería, denotan en mi una carencia, una perdida de equilibrio y hasta una sofocación ante tanto ruido innecesario, hoy me siento a escribir, a generar armonía entre las palabras, mi alma y lo cotidiano, trato de conjugar lo que siento con lo que deseo sentir, busco en recovecos inexistentes un ápice de calor, ese calor que fluye del nido, ese que te acoge en la soledad, lo apodo protección, lo anhelo a diario, lo necesito para respirar y me atrevo a perderlo para generar fortalezas internas, para endurecer corazas de temor, que pueden ser refugios, para vos, para mi para todo y para nada.
Desdibujo el miedo, me adueño de su contorno, y lo esfumo con mi aroma a rosas, lo despido entre miradas y lo extraño para no perderme, vulnerable ante lo desconocido reclutando abrazos de metáforas inciertas.Viviendo de sueños, creados para no dejar de soñar, de soñarte ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario