14 de agosto de 2008

palabra como don propio no como necesidad abstracta…





Dicen que el don de la escritura no se pierde con facilidad, también comentan que sin una musa inspiradora no se crean maravillas con las palabras, yo solo se lo que pasa en mi, cada vez que me siento a escribir o cuando no lo hago.Hay días que por mi cabeza se entremezclan cataratas interminables de palabras, frases, y hasta historias melodiosas, hay otros en que cada letra esta a la defensiva y ataca a la otra, a tal punto de
no dejarse conjugar.
Me atrevo a decir que las palabras saben cuando dejarse utilizar, yo las respeto, por eso dejo que fluyan en el momento justo, me arriesgo y las exprimo, pero solo cuando siento profunda necesidad, y tengo la predicción de que es el momento adecuado, juego con ellas, y no temo a que suenen abzurdas, no me detengo ante las redundancias, y no le esquivo a lo implícito.

6 comentarios:

  1. hay que aprender a ser domadora de palabras...
    Tambien hay un método de encantarlas y que se ordenen solas!
    Besos Laly!
    Gua

    ResponderEliminar
  2. Sí, conozco todas esas sensaciones, pero no sé si habría sabido expresarlas así.

    Lindo.

    Voy a volver.
    Di.

    ResponderEliminar
  3. que lindo que escribis amiga,te aprecio.cuidate mucho.adios

    ResponderEliminar
  4. es increible lo que describis con palabras. Me llega laly.
    sos hermosa hermosa.


    que feo eso de no tenerme en blogs favoritos jaja.
    mua
    besos a resh

    ResponderEliminar