26 de julio de 2017

Todos tan aturdidos de tiempo, mirando sin mirar, tarareando utopías vacías,

así estamos

así corremos,

así creemos pensar,

y proyectamos sin soñar.

Donde estamos parados, aunque tiemble, se derrumbe y vuelva a levantar,

es nuestro,

tiene un ayer,

tiene un mañana,

que no saltea un presente.

Hablemos de trascender, de las huellas, de las marcas con o sin destellos dolorosos,

porque somos logro,

en esfuerzos volátiles pero certeros,

cansancios resultantes,

miedos desafiantes.


Lala.

20 de junio de 2017

Absurda manera de designar el mundo,
absurda necesidad de hacerlo,
absurdo rol, etiqueta y rotulo,
absurdo vos siendo absurdo,
absurda yo formando parte.

Somos prisioneros de todo lo que vemos y dejamos pasar…


Lala.

26 de marzo de 2017

21 de agosto de 2016

18 de agosto de 2016


Soy de las que creía, que todos los días se puede aprender algo nuevo,
hoy dejé de solo creerlo, lo entendí, porque lo sentí,
un conteo de músculos, no nos hace valientes,
y un mar de lágrimas, no nos declara sensibles,
sacarse el guante y poner las manos en la tierra, no es solo una hazaña
contemplar el silencio, no es solo respeto
tolerar el frío que sucumbe en la nostalgia, es imponente
y poner en pausa por unos minutos la vida,
por un ser querido, es incomparable.
Un gesto, solo un gesto,
acompañado de múltiples y pequeñas acciones
puede caducar en la demostración de afecto más sincera…
el amor no son solo esas cuatro letras fugaces,
es todo lo que demos, sin esperar nada a cambio.

De ahora en más, voy a mirar la Luna de manera distinta…

Lala.

9 de junio de 2016


El poder de la palabra hoy.
Entender lo que escuchamos se vuelve utopía absoluta en actualidades exacerbadas DONDE consumimos COMO realidad, la moneda corriente perpetuamos IDENTIDAD, lo masificado desentrañamos, lo que anhelamos y CUANDO descuidamos, lo que ya nos ha atravesado hacemos lúdicos los conceptos alternativas las respuestas superfluos los SENTIDOS y eternas las vivencias pero al ponernos en pausa pausa sonora y mental nos reflejamos en una introspección que nos reconoce capaces de creer en la palabra Esa PALABRA que conmueve impone su PODER, marca, inmola e incrementa nuestra CULTURA. Lala.

31 de mayo de 2016

16 de marzo de 2016

A donde estamos parados, cuando la voluntad y los sacrificios que estamos dispuestos a plasmar son infinitos, pero la incertidumbre esta latente, que somos, cuando y donde sin certezas?…
Huir, temer o intentar, se vuelven verbos cobardes en una valentía traslucida que pende de un hilo fugaz y antagónico, helada sensación de perderlo todo en una nada repleta de dicotomías, ajenas, ególatras, carentes de argumentos refutables…
La nobleza de la escucha, la sinuosa paciencia, la conocida esperanza, la determinante tarea de elegir, son solo utopías incapaces de sostener, en el tiempo desdibujado…
Ahí en ese instante cuando solo te veías en la cuerda floja,  solo divisabas el vacío, lo profundo, la oscuridad enmarcaba el contexto y el silencio te aturdía, solo ahí, saltabas o te quedabas…

Porque somos lo que hacemos, cuando sentimos que lo hicimos todo…


Lala.

8 de diciembre de 2015

La magia del café con leche


No sé, cual es la unidad de medida adecuada
pero toneladas, caudales, jaurías, kilómetros, tormentas de palabras  
hacen una especie de sinapsis, que comienza en mi cabeza
se anuda en mi garganta, vibra en mi corazón y retumba en mis manos,
en sentido a las agujas del reloj, azúcar y ese polvo marrón sinuoso
tramaban un gesto espontáneo
un café con leche despertaba mi desdén
esta catarata expresiva que sucumbe en mí
entre risas y caricias una infusión caliente
me abrazaba el alma
sorbo a sorbo compartido, me sentía libre y segura
respetada y casi un fragmento importante del contexto
el mismo café con leche que trate de imitar e ingerir
hace apenas unos minutos, no sabía igual,
estaba sola de paz, aturdida de maltrato acaudalado
fui precavida, lo batí una y otra vez
pero se impregno, de ese aire lúgubre
hasta que cerré los ojos
la magia del café con leche
Pude volver, porque me encontré a mi
donde quiero estar y a donde quiero llegar.

todos somos una infusión caliente en una tormenta de nieve ajena, si deseamos amar…



Lala.